sábado, 4 de octubre de 2008

Susurra el riachuelo.
Roce de rostros.
Nos atenaza el miedo.