viernes, 10 de septiembre de 2010

Siguiendo el itinerario
de una licuada
cuenta de collar,
alcancé el centro
de tu continente.
Desaparecí
en el hervor de tu magma.

2 comentarios:

claudia dijo...

Perfecto acto de prestidigitador en la palabra.Llegué hasta aquí desde mi continente, siguiendo la huella que dejaste en "mujer y su sombra" gracias. Un abrazo

Armando Vega dijo...

Muchas gracias por tu comentario Claudia.
Espero seguir compartiendo palabra y emociones.
Un beso.